Acción directa, en pocas palabras, significa cortar a los intermediarios: resolver problemas por ti mismo en vez de solicitárselo a las autoridades o depender de instituciones externas. Cualquier acción que evade las regulaciones y representaciones para lograr su objetivo directamente es acción directa. Incluye cualquier cosa desde bloquear aeropuertos hasta ayudar a refugiados a escapar de forma segura y organizar programas para liberar a tu comunidad de su dependencia del capitalismo. Aquí presentamos una guía paso-a-paso para organizar y realizar acción directa, desde las primeras etapas de planeación hasta los informes al final, incluyendo el apoyo legal, estrategias mediáticas y seguridad.

Este ensayo está disponible en inglés aqui

Hay incontables escenarios en que puedes querer aplicar la acción directa. Puede ser que los representantes de corporaciones trasnacionales viles estén invadiendo tu comunidad para una de sus reuniones y tú quieres hacer más que sólo sostener un cartel; tal vez esas trasnacionales tienen ya tiempo en tu comunidad operando franquicias que explotan a los trabajadores y destruyen el medio ambiente y tú quieres parar sus fechorías; tal vez quieres organizar una fiesta callejera, festiva y orientada a la comunidad. La acción directa puede plantar un jardín público en un lote abandonado o defenderlo paralizando buldócer; puede ocupar edificios vacíos para dar casa a las personas en situación de calle o tomar edificios de gobierno. Bien sea que estés actuando en secreto con un grupo de amigos de confianza o en una acción masiva con miles de persona, los elementos básicos son los mismos.

Acción directa en pocas palabras: una guía paso-a-paso.

Primero que nada…

Lluvia de ideas: elige un proyecto y arma un plan.

La lluvia de ideas puede empezar con un problema que quieres resolver o una contribución social que quieras hacer. Puede tomar forma por los recursos que tienes, el tipo de experiencias que quieres o la gente con que quieres trabajar. Puedes planear una sola aventura breve o una campaña de largo aliento. Frecuentemente, las mejores lluvias de ideas se dan mientras soñamos despiertos en una conversación informal. Es una buena política confiar en que tus ideas más locas pueden volverse realidad e intentar realizarlas.

En el mismo sentido, incluso cuando asistas a eventos organizados por otros, es mejor traer un plan propio para poder contribuir a tu modo.

Si tiene sentido para tu acción organizarse de forma abierta, establece un formato, como una asamblea pública, en que se pueda elaborar una estrategia y tácticas. Invita amigos, o circula volantes, o ve de puerta en puerta anunciándola. Elabora tu propuesta por adelantado en caso de que a nadie más se le ocurra una.

Para acciones más clandestinas, organiza tu lluvia de ideas en un ambiente seguro, con uno o dos amigos de confianza. Guárdense sus acuerdos para que no salgan a la luz antes de que estén listos para intentarlos.

Objetivos: Establece y prioriza los objetivos de la acción.

¿Para quién es tu acción? ¿Está dirigida a alguien que estará en el lugar, a los espectadores de los medios corporativos, a los dueños de una corporación específica, a sus inversionistas, a la policía y al gobierno, a otros miembros de la comunidad o a los participantes mismos?

¿Qué quieren lograr?¿El objetivo es comunicar ideas, llamar la atención sobre una injusticia, inspirar a la gente, obtener recursos, establecer un cierto tono, causar daños materiales significativos, para disuadir, para sentar un modelo que otros puedan aplicar, para que sirva como un aprendizaje para los participantes?

Que todos tengan una comprensión compartida de los objetivos de la acción desde el principio ahorrará muchos dolores de cabeza después cuando los planes deban ajustarse y se puedan presentar conflictos.

Estructura

Grupos de afinidad: Trabajar de cerca con aquellos que conoces

Una de las formas más eficientes y seguras de organizar acción directa es con el modelo de los grupos de afinidad. Un grupo de afinidad es un grupo de amigos que confían el uno en el otro profundamente y comparten un objetivo común; al trabajar juntos durante un largo periodo de tiempo se vuelven eficientes y efectivos.

Para una acción pequeña los miembros del grupo de afinidad pueden adoptar diferentes roles. Para acciones más grandes, los grupos de afinidad pueden trabajar con otros grupos de afinidad en conjunto, con cada grupo jugando un rol. Esto puede hacer de las tomas de decisión algo más sencillo de lo que sería entre una gran masa, ya que cada grupo puede enviar a un representante al consejo de voceros. Los conjuntos de grupos de afinidad pueden trabajar juntos durante largos periodos de tiempo, ganando confianza y efectividad.

Reclutar: Traer a otros individuos y grupos con cuidado

Una vez que tienes un plan que proponer, piensa cuánta gente necesitas para realizarlo. Si tu plan requiere ser secreto, invita sólo a gente que confíes que pueden guardar secretos y que estás seguro que le va a interesar sumarse, a cualquier persona que invites y al final no participe es un riesgo de seguridad. Invita a las personas o a los grupos de afinidad uno por uno para que aquellos que decidan no participar no sepan nada sobre los demás involucrados. Empieza por hacer preguntas generales sobre qué tipo de participación les gustaría tener y no reveles detalles críticos del plan tales como objetivos exactos o fechas hasta que él o ella esté lista para adoptar un compromiso. Cuando la gente entra en un plan y luego trae a más gente, asegúrate de que todos tengan claro el nivel de seguridad necesario.

Entre más gente se involucra con el proyecto, es importante que todos tengan claro cuánto compromiso se espera de ellos. A veces aquellos que presentaron primero el plan estarán más interesados en él que otros; si ellos se preparan por meses sólo para que un grupo del que dependen abandone el proyecto de último minuto, todo el trabajo será en vano. Todos comparten la responsabilidad de ser honestos desde el principio sobre qué se puede esperar, siendo realistas, de ellos. Al mismo tiempo, quienes iniciaron el proyecto deben tener cuidado de compartir la autoría con todos los involucrados.

Dinámicas: Asegúrate que el poder está distribuido equitativamente en tu grupo.

Tomen todas las decisiones de forma participativa y consensual. Si tu grupo es lo suficientemente grande para permitirlo, emplea un proceso de reuniones para el consenso, formales o informales, para asegurarte que la voz de todos sea escuchada. Definan juntos una agenda para cada reunión y elijan a un facilitador para que lleve las cosas por buen camino. En la medida en que todos participen, las decisiones que tomen estarán mejor informadas.

Ten cuidado con dinámicas internas que pueden estar desbalanceadas, tales como aquellas provocadas por gente con diferentes antecedentes o entre organizadores locales y participantes externos. Entre más participemos todos en planear y preparar la acción, estaremos todos más interesados en su éxito. Un grupo con una buena dinámica interna es más inteligente de lo que ningún individuo puede ser; los individuos pueden aportar ideas pero un grupo puede encontrar la mejor forma de aplicarlas en conjunto.

Asegúrate de que todos se sienten apoyados y cómodos dentro del proyecto. Manténganse todos en contacto tanto dentro como fuera de las estructuras formales. Aunque a veces se subestima, mantener la moral es un aspecto crítico para organizar exitosamente la acción directa. Mantén la cabeza fría frente a las sorpresas e incertidumbre.

Lo Básico

Cultura de Seguridad: Circula información con sólo lo que cada uno necesita saber

La cultura de seguridad es una forma de evitar la paranoia malsana, minimizando el riesgo en todo momento. Si tú y tus amigos siempre se orientan con prudencia, tendrán menos miedo a la infiltración y la vigilancia.

La esencia de una cultura de seguridad es que la información se comparta con base en lo que cada uno necesita saber. En algunos casos, todo el pueblo debe enterarse sobre la acción para que ésta funciones, en otros casos, es crucial que nadie hable de ella fuera de aquellos directamente vinculados. Todos deben compartir, previo a la acción, qué nivel de seguridad se ha considerado apropiado y respetar las necesidades de los otros en lo que respecta a seguridad.

El consenso es tan importante en la seguridad como es en las relaciones sexuales, nunca es aceptable violar los deseos de otro en las cuestiones de seguridad. Asegúrate de explicitar tus necesidades de seguridad desde el principio, hagan un juramento de silencio si es necesario. Nunca hables de otros involucrados en acciones pasadas, sin importar cuánto tiempo haya pasado, a menos que tengas su permiso expreso.

Cuando se forme un grupo para trabajar en un proyecto, asegúrate de que todos los participantes sean tenidos por confiables por el resto del grupo. Para protegerse unos a otros, debes estar listo incluso para guardar silencio bajo interrogatorios y presión legal.

Desde el inicio del proyecto, debes operar con los niveles de seguridad necesarios, siempre puedes ser más descuidados después pero si empiezan con descuidos se les cierran muchas opciones.

Mantente atento a todas las formas en que tus acciones pueden ser monitoreadas o rastreadas: cámaras de vigilancia, las compras que haces, los lugares a los que vas y las personas con quien te ven, los lugares de sus reuniones, lo que tiras en tu basura, las páginas web que visitas, los archivos en tu computadora, las huellas digitales que dejas (en las baterías de adentro de una lámpara o fuera de ella, por ejemplo), y prácticamente todo lo que tenga que ver con un teléfono. Genera códigos y prepara coartadas si es necesario.

Todos los involucrados en una acción deben tener claro y estar listos para afrontar el riesgo que están tomando de potenciales cargos criminales contra ellos. Es importante no llevar las cosas más lejos de donde te sientas cómodo. Si te lastimas o te arrestan mientras estás involucrado en un nivel de riesgo para el que no te sientes emocionalmente preparado, el efecto puede ser terrible. Es preferible que empieces lento construyendo un involucramiento sustentable en proyectos de acción directa que pueden durar toda una vida a que te apresures de más, tengas una mala experiencia y te alejes de la acción directa por completo.

Si su acción puede terminar en arrestos, prepara una estructura de apoyo legal para los participantes. Esto puede incluir un número de apoyo legal al que los arrestados puedan llamar, observadores legales para monitorear y documentar las acciones de la policía, dinero para fianzas, abogados para apoyo inmediato a los arrestados que puedan representarlos en la corte y un círculo de gente lista para ofrecer apoyo emocional, financiero y logístico durante un caso en la corte.

El número de apoyo legal debe poder recibir llamadas en todo momento durante la acción. Ten presente que en algunos casos no podrás hacer llamadas de celular desde la cárcel. El número de apoyo legal no debe ser incriminatorio para los arrestados o la gente que llama. Si parte de su cuartada es que no se conocen entre ustedes, no llamen al mismo número desde la cárcel. Si temes olvidar el número, escríbelo con plumón permanente en alguna parte oculta de tu cuerpo. La persona operando la línea de apoyo legal debe conocer el nombre completo de esos que pueden ser arrestados, para poder estar al pendiente de su situación.

Para sacar a alguien de la cárcel con fianza puedes o bien pagar el monto completo de la fianza a la corte, en cuyo caso recibirás tu dinero de vuelta cuando el proceso acabe, o pagar alrededor del 10% a una afianzadora, en este caso, la cuota de la afianzadora puede costarte una significativa cantidad de dinero. Si nadie puede pagar la fianza, el arrestado deberá esperar detenido hasta su fecha en la corte, aunque en casos de infracciones menores puede ser que la policía libere a gente sólo para no tener que lidiar con ella.

Si estás en riesgo de ser arrestado, decide si quieres portar identificación para hacer más rápido el proceso o no para que no puedan identificarte inmediatamente. Un gran grupo de personas arrestadas que se niegan a dar información pueden entorpecer el proceso legal y ganar algún terreno de negociación. Si necesitas algún medicamento intenta llevarlo en tu persona o traer una nota del doctor explicando lo que necesitas.

Encuentra a un abogado solidario de confianza o tal vez a más de uno ya que un abogado no puede representar a más de una persona en el mismo cargo. Puedes investigar qué abogados han tomado casos similares en el pasado o acercarte a la American Civil Liberties Union o a la National Lawyers Guild. Si no les das datos sensibles, puedes preguntarles a abogados solidarios sobre los riesgos implicados en ciertas acciones hipotéticas o especificarles las fechas y horas en que puedes requerir sus servicios. Pero no les digas nada que los pueda involucrar. Para poder hacer su trabajo, ellos deben poder probar que no estaban vinculados a nada ilegal.

Cualquier comunidad cuyos miembros están en riesgo de ser arrestados hace bien en preparar un fondo para fianzas por adelantado, esto puede ahorrar mucho ir de aquí para allá en caso de emergencia. Organicen shows para recaudar fondos, vendan playeras, pidan donaciones a simpatizantes con recursos, busca a compañeros en la universidad que puedan conseguirte espacios remunerados para hablar. Asegúrate de que el fondo de fianzas esté en manos de alguien justo, confiable y fácil de encontrar.

Igualmente, considera cuál será tu estrategia mediática, si es prudente llamar la atención y el apoyo público directo a los arrestados.

Medios: Establecer qué tipo de cobertura necesitan

Mucho antes de la acción, cuando estén estableciendo y priorizando los objetivos, decidan exactamente cuánta cobertura mediática quieren, de qué fuentes y cómo es que van a obtenerla o evitarla. Esto puede implicar redactar y distribuir notas de prensa (Quién, qué, cuándo, dónde, cómo, por qué) o un comunicado, elijan a un vocero para representar al proyecto frente a la prensa, invitando a medios corporativos o independientes a la acción o a una rueda de prensa, enviar faxes o llamar a la prensa, ofrecer entrevistas (en persona o con un teléfono desechable), o teniendo miembros en tu grupo que se encarguen de documentar ellos mismos. Si quieren evitar cierto tipo de cobertura de prensa puede ser bueno que asignen a un compañero a asegurarse de que los fotógrafos no apunten su cámara hacia ti.

Si deciden comunicarse con medios, compongan unos puntos claves que su vocero pueda repetir para que se aseguren que entren en los reportes de los medios. Denle a los representantes de la prensa tan poco material como sea posible para que tengan que usar las partes que ustedes quieren que usen. Presta atención a qué reporteros suelen dar una cobertura positiva y aproxímate a ellos personalmente. Si tienes una página web, asegúrate que sea reproducida en la cobertura mediática para reorientar al público a tu medio. También puedes informar al público directamente con posters, radios pirata, mítines o empezando conversaciones de puerta en puerta.

Si tu acción requiere mucha seguridad envía tu comunicado de forma segura: por ejemplo, desde una computadora que no registre quién la ha usado. Ten cuidado de cómo los dispositivos que usas pueden incriminarte.

Trabajo de base

Planeando: Estudia el contexto, arma una estrategia, planea para distintos escenarios

La planeación adecuada es esencial para una acción directa segura y efectiva. Mantenegan sus objetivos y prioridades en mente junto con los recursos que tienen para trabajar, plantéense y comparen distintas estrategias; sopesen los riesgos y las potenciales recompensas de cada una: siempre opten por el modo más seguro de obtener su objetivo y asegúrense de que pueden hacerle frente al nivel de riesgo que eligen. Suele pasar que en la medida en que se desarrolla el proceso de planeación, un proyecto se hará más ambicioso y con más riesgos, hasta que algún involucrado empiece a tener dudas. En este punto, puede ser necesario encontrar una versión más segura y a menor escala del plan para poder mantenerlo en pie.

Hay incontables factores a tomar en cuenta a la hora de planear. Deben elegir las tácticas más efectivas en su contexto social y político. Deben elegir la mejor ubicación para su acción y tomar en cuenta todos sus atributos. Debes elegir la mejor fecha y hora para actuar. Deben tener en cuenta a la gente que estará en el área al momento de la acción y cómo reaccionará (¿sentirán simparía o serán vigilantes hostiles que intentarán impedir su acción?) Deben coordinar los tiempos de los distintos momentos de su acción, previendo cuánto tomará cada uno y pensando cómo aquellos involucrados en la acción se comunicarán.

Cuando intenten predecir la respuesta de otros, por ejemplo la policía, tengan en cuenta los factores que los afectan: ¿Se esperan la acción que ustedes tienen en mente o tienen el elemento sorpresa? Si tienen el elemento sorpresa ¿cuánto les durará? ¿Habrá mucha atención en el evento? ¿Será inmediatamente obvia su acción? ¿Habrá ciudadanos de clase media o periodistas alrededor y serán ellos un factor en motivar la respuesta de las autoridades? ¿Cuál será la estrategia de la policía, basados en sus comportamientos en contextos similares? ¿Querrán sus jefes que usen mano dura contra ustedes o que eviten montar una escena? ¿Qué tan bien comunicados están, qué tan rápido se moverán, dónde se encuentran, qué rutas tomarán?

No subestimes el desafío que implica las cuestiones logísticas simples como son el transporte o la comunicación en situaciones complejas. Tampoco se olviden de planear una estrategia de escape.

Ya que los planes rara vez se dan cómo esperábamos, es importante tener respaldos en caso de distintos escenarios: “Si__, entonces, si__ entonces___”. Tengan algunos objetivos diferentes en mente, en caso de que el principal objetivo sea inalcanzable. Tener una estructura básica de comunicación y toma de decisiones les ayudará a prepararse para situaciones que no se den como ustedes esperaban.

Tengan cuidado de no arriesgar a nadie con sus acciones, las autoridades probablemente van a levantar los peores cargos posibles contra cualquiera a quien logren ponerle la mano encima; por ello es importante tanto cuidar que quienes toman el riesgo de la acción salgan con seguridad del área como asegurarse que no puedan echarle la culpa a nadie más. En algunos casos, pueden formar grupos en varios niveles en los que todos conozcan la meta general pero sólo unos pocos conozcan los detalles críticos tales como el objetivo concreto o quiénes realizarán actividades riesgosas.

Prepárate tanto para el mejor como para el peor escenario. Las ideas nuevas, cuando son buenas, tienden a fallar porque las personas no las llevan lo suficientemente lejos. Pero también, las ideas más viejas tienden a fallar porque son demasiado familiares para todos, incluidas las autoridades. A veces los mejores resultados se obtienen al aplicar tácticas familiares en escenarios nuevos.

Busca precedentes con tiempo, ocasiones en que acciones similares se intentaron en contextos parecidos. Pueden ser muy instructivos. En la medida en que reúnas años de experiencias y aprendas de las victorias y fracasos de otros, podrás generar nuevas estrategias para predecir y preparar para una amplia variedad de situaciones.

Preparación: Reúne equipo y vístete adecuadamente

Una vez que han elaborado su plan, haz una línea del tiempo hasta la acción, haciendo una cuenta regresiva hasta el gran día para establecer fechas límite para que todas las piezas vayan cayendo en su lugar.

Desde las primeras etapas de la planeación, deduce qué fondos, materiales y otros recursos necesitas y cómo obtenerlos. Si la seguridad es prioritaria, obtén todas las cosas que necesites de tal modo que no puedan rastrearlas hasta ti, grupos de afinidad de fuera de tu comunidad pueden adquirir materiales que pueden ser incriminatorios lejos del lugar de la acción. Asegúrate que todos tengan la ropa adecuada para la acción, incluyendo diferentes capas de prendas si es necesario. Toma en cuenta las cuestiones de seguridad relativas a la ropa. Si todos se visten de negro para mantener el anonimato, asegúrense que la ropa de nadie tenga características que ayuden a identificarles. Igualmente, si la idea es pasar por unos transeúntes cualesquiera, recuerda que los civiles no se visten igual en Miami que en Seattle. Si el tiempo es importante, asegúrense que el reloj de todos esté sincronizado.

Cerciórate de que todo esté listo para cuando llegue la fecha. Hagan prácticas, al menos de forma verbal. Si los participantes no conocen el área, distribuyan mapas. De ser necesario, deja materiales necesarios en el lugar de la acción por adelantado, teniendo cuidado de no delatarte en el proceso.

Exploración: Estudia el sitio de la acción y mantente al pendiente en caso de cambios

Antes de la acción, estudia el área con cuidado. Localiza rutas seguras para entrar y salir, busca escondites, obstáculos, objetivos potenciales y cámaras de seguridad (incluyendo las de cajeros automáticos y semáforos). Nota cuánto tardan en recorrer distancias clave y ten presente la visibilidad en las locaciones clave. ¿Qué tan cerca están las autoridades, cuánto tardarán en llegar? ¿Puede retardarse su llegada? ¿Quién más está en el área?

Mientras exploras, ten cuidado de no llamar la atención o dejar alguna huella de tu recorrido. Procura hacer algo de exploración a la misma hora del día en que la acción está planeada. Y, si es posible, haz un chequeo rápido inmediatamente antes de la acción para asegurarte que nada ha cambiado. Si tu acción requiere alguna tarea complicada, como escalar un techo muy inclinado, puede ser bueno hacer una práctica real en algún punto.

La información la puedes obtener de fotos, mapas, folletos; mapas aéreos y planos pueden estar disponibles. En algunos casos puedes obtener información de un centro turístico, o llamar y preguntar con algún pretexto (como un estudiante haciendo una tarea, por ejemplo), o incluso recibir un tour guiado. Una vez que has reunido bastante información, puede ser útil consolidar las partes importantes en un mapa adecuado a tus necesidades. Ten cuidado de desechar todos los archivos y papeles e forma segura.

Roles: Dividan responsabilidades y formen una estructura de toma de decisiones

Identifiquen los roles necesarios para realizar su plan y asegúrense de que todos estén cubiertos. Algunos roles potenciales pueden incluir - Vigías - exploradores - enlaces con la policía - voceros para los medios - medios internos - contactos para apoyo legal - observadores legales - médicos - distractores - “plantas” (por ejemplo, gente disfrazada como transeúntes inocentes que estén listos para intervenir de ser necesario o que puedan sonar su claxon amablemente mientras una barricada se levanta frente a ellos) - auto de escape - gente que transporte materiales - gente que reciba información y pueda tomar decisiones tácticas - gente que realice la acción en sí misma

En algunos casos es bueno tener remplazos para roles fundamentales en el caso de que alguien no pueda participar de último momento. Esto es especialmente importante si no sabes de entrada en qué fecha será tu acción. Por ejemplo, si esta ha de coincidir con un evento que no puedes predecir, tal como el anuncio de un veredicto o una declaración de guerra.

Diplomacia: Considera la forma en que tu acción afectará a otros.

Si su acción tendrá lugar durante o como parte de un evento más grande, puede que haya reuniones más grandes en que grupos diferentes intenten coordinar sus esfuerzos. Esto puede ser útil, pero suele consumir mucho tiempo y energía; así que asegúrense de tener esto presente al involucrarse en procesos así, teniendo claro qué objetivo quieren alcanzar.

Bien sea que estén actuando en medio de miles de activistas o muy lejos de todos, tomen en consideración la forma en que sus acciones afectarán a otras personas. ¿Pondrán a otros en riesgo? ¿Provocarán represión policial? De ser así ¿Tendrán otros que llevar la carga y hay alguna forma de compensar esto? ¿Hará tu acción que se vuelva más difícil para otras personas hacer algo importante en alguna comunidad? ¿Hay alguna negociación o consenso en la que deberás participar antes, durante o después de la acción?

Respeten sus acuerdos con otros grupos, algunos pueden estar dispuestos a ayudarles, con o sin conocimiento de los detalles exactos de lo que planean hace. Con el tiempo, si demuestran ser confiables y considerados, podrán construir alianzas con ellos.

Durante y después de la acción

Conciencia: Mantente alerta durante la acción

Estar alerta es clave para el éxito de cualquier acción. Con frecuencia, la atmósfera puede cambiar rápidamente. Es importante estar al pendiente de lo que está pasando a tu alrededor y establecer por adelantado cómo responder a ciertos escenarios. Por ejemplo, ¿es grave si llega una sola patrulla? ¿Qué tal si llegan 10? ¿Es común que la policía escolte las marchas en esta ciudad? Aunque nunca pueden estar seguros de qué pasará, revisar escenarios posibles por adelantado y tener una idea de cómo tu grupo quiere hacerles frente les dará a todos una idea más clara de cómo reaccionar, y cómo no reaccionar, con el desarrollo de la situación.

Cuando informes a otros de lo que pasa, diles la información tal cual, no las conclusiones que tú sacas de ella (“La policía se está poniendo las máscaras de gas” y no “Van a gasearnos”), para que otros puedan sacar sus propias conclusiones. Resiste la tendencia a entrar en pánico o a dejarte llevar.

Comunicación: Mantén a los otros informados

Durante la acción, exploradores pueden mantenerse al tanto de los cambios en el terreno tales como la llegada de policías, movimientos de multitudes, otras actividades cerca y zonas seguras. Pueden usar sistemas de comunicación como teléfonos desechables, mensajes de texto encriptados, radios de dos vías o silbidos para mantenerse en contacto; señales audibles o visuales como claxons o fuegos artificiales también pueden servir. Un escáner policiaco puede servir para monitorear las comunicaciones policiacas.

Para volver la comunicación más eficiente, los exploradores pueden reportarle a un individuo o a un sub-grupo al centro de la acción. En un escenario más grande, pueden reportar por teléfono sus hallazgos a una cierta base de información, a la que otros pueden llamar para hacer preguntas.

Así como el equipo de comunicación puede hacerlos más eficientes y efectivos, también pueden aumentar sus riesgos de ser vigilados. Pueden usar códigos y nombres código, pero sean cuidadosos, los códigos complicados son fácilmente olvidados y los fiscales pueden alegar que los códigos tienen un significado más drástico de lo que realmente significaban. Incluso en el caso en que no se utilice ningún otro sistema de comunicación, puede ser útil tener la opción de una señal de emergencia para abortar.

Dispersarse: Abandona mientras estás a la cabeza

Un escape seguro es normalmente pasado de largo a la hora de planear una acción directa. Asegúrense de tener una estrategia de salida planeada. Si estarás en un grupo grande, especialmente con otros que no han sido parte del proceso de planeación, piensa en cómo evitar la mentalidad de rebaño que mantiene a las multitudes reunidas después del punto en que sería mejor que se dispersaran. Tengan claro cuándo aprovechar sus ventajas y cuándo renunciar, cuándo correr tan rápido como puedas y cuándo caminar tranquilamente. Desháganse de todas las cosas que pueda incriminarles, de preferencia en lugares donde no podrán ser encontradas. Espera para cambiar tu apariencia hasta que estés seguro de no estar más bajo observación.

De ser necesario, reúnanse en un lugar seguro después para asegurarse que todos son tenidos en cuenta, reúnan dinero para fianzas, busquen asistencia externa, declaren pronunciamientos de prensa. Mientras todos los involucrados siguen en los alrededores, consigan información de contacto de cualquier persona que pueda declarar y ofrecer evidencias para apoyar a los detenidos.

Reflexión: Reagrúpense para discutir qué salió bien y qué lecciones pueden aprender

Después de la acción, destruyan toda la evidencia que pueda ser usada en su contra, mantengan las herramientas relacionadas con la acción en un escondite fuera de casa. Si puede ser que tengas que declarar en un juzgado en algún futuro, piensa en escribir todos los detalles que puedes necesitar recordar en un pedazo de papel y resguárdalo en algún lugar donde estés seguro que nunca lo encontrarán. Reúnanse en un espacio seguro y revisen lo que pasó. Pónganse al día de los asuntos, tales como apoyar los casos legales, clarificar al público los objetivos y las ideas detrás de la acción e intentar resolver conflictos. Celebren sus victorias, critíquense creativamente entre ustedes, aprendan de sus errores y hagan planes para su siguiente proyecto.

versión PDF 2.2mb