La frontera no es un muro: es un sistema de control.

No protege a la gente: la enfrenta entre sí.

No promueve el compañerismo: crea resentimiento.

No deja fuera a lxs predadorxs: les da placas y pistolas.

La frontera no divide

un mundo de otro.

Solamente hay un mundo, y

las fronteras lo están destrozando.