Italia: Nosotros Partisanos

:

Resistiendo la ola del fascismo, Primavera 2018

Localizations:

En febrero y marzo, durante el período previo a las elecciones, Italia experimentó un tiempo de intenso conflicto entre fascistas y antifascistas análogo al período en los Estados Unidos que culminó con la lucha en Charlottesville en agosto de 2017. Con la esperanza de aprender de cómo se desarrollan estos conflictos en diferentes partes del mundo, nos acercamos a nuestros compañeros en Italia para aprender sobre la historia del fascismo en la península italiana, el estado actual de los movimientos autónomos que se resisten, y las posibilidades y obstáculos que se avecinan.

En todo el mundo, han surgido movimientos reaccionarios que promueven val res nacionalistas y racistas. Las rebeliones globales de 2011-2014 produjeron enemigos formidables, ya que muchos se apresuraron a defender las desigualdades e indignaciones que luchaban por abolir las luchas autónomas.

Incluso hoy, en el punto más bajo de la reacción, estas luchas solo han continuado ganando impulso. El año pasado, las luchas antifascistas explotaron en los Estados Unidos tras la victoria electoral de Trump. Una prolongada lucha contra los misóginos, los altaneros y los neonazis de pleno derecho llevó a decenas de miles de personas a la calle para apoyar tácticas de confrontación y valores antiautoritarios.

El mismo proceso de polarización y escalada se está desarrollando en Italia. El 3 de febrero de 2018, Luca Traini, de 28 años, disparó a seis inmigrantes africanos en la pequeña ciudad de Macerata. Traini es un político ideológico, fascista y de antaño asociado con la Lega Nord, Forza Nuova y CasaPound. A raíz del tiroteo, pocos sindicatos organizados y partidos políticos se levantaron para condenar los asesinatos. Con las elecciones acercándose rápidamente, no estaba claro cómo el público percibió incluso los ataques más viles. Nadie de ningún partido estaba preparado para condenar los asesinatos de una manera que pudiera poner en peligro sus estrategias electorales.

El 9 de febrero, miles de manifestantes autónomos y romanos de clase trabajadora marcharon en el distrito de Tor Pignattara, denunciando a los fascistas. Dos días después, una gran multitud marchó en el pequeño pueblo de Macerata, y cientos de manifestantes se enfrentaron con la policía antidisturbios en el pequeño pueblo del norte de Piacenza, donde el grupo fascista CasaPound esperaba organizar la celebración de su centro social local por el primer año de su apertura. Las imágenes de Macerata y Piacenza se difundieron de forma viral en Internet así como las fotos de un carabinero golpeado con su propio escudo reproducido en pantallas de televisión en estaciones de tren y cafeterías de toda la península. Se produjeron enfrentamientos entre manifestantes antifascistas y la policía y la extrema derecha en otras partes de Italia, como Pavía, Trento, Bolonia, Nápoles, Turín y Rovereto.

El partido de ultra derecha Lega Nord ganó notoriedad en las elecciones del 4 de marzo de 2018 y Steve Bannon estuvo allí para dar testimonio. Fascistas ideológicos y autoritarios de varias franjas se ocultan detrás del populismo farcical de Lega Nord, que promueve oficialmente una política de “los italianos primero”. Al igual que los fascistas en los Estados Unidos, estos movimientos esperan ganar terreno después de las elecciones.

Cuando lo que está en juego es tan alto, solo se puede confiar en aquellos que no tienen nada que ganar al comprometerse con los fascistas para resistir la tiranía del capitalismo que se está extendiendo por todo el mundo bajo las banderas del nacionalismo y el supuesto “antiglobalismo”. Aquí ofrecemos una mirada más cercana al antifascismo en Italia para obtener una perspectiva sobre nuestra situación en los Estados Unidos.

Los fascistas norteamericanos se inspiran en grupos fascistas europeos como CasaPound, Generation Identity, Golden Dawn y Nordic Resistance Movement, por no mencionar PEGIDA y la campaña “Brexit”. Haríamos bien en continuar estudiando los esfuerzos de nuestros compañeros en contra de ellos, para entender mejor nuestras propias opciones aquí.

Traducción: Semilla Negra—Anarquismos—2019

Activistas antifascistas contra la policia en Turín el 22 de febrero de 2018.

El antifascismo en Italia desde la Segunda Guerra Mundial hasta hoy.

1945 – Al final de la Segunda Guerra Mundial, Italia es oficialmente reorganizada como una democracia por las fuerzas aliadas. Los partidos comunistas y católicos (PCI y DC) se integran en el gobierno porque ambos participaron, a su manera, en la Guerra de Liberación Italiana en la que los partidarios lucharon para derrocar a los fascistas y expulsar a los ejércitos alemanes de ocupación nazi. Los partidos de la izquierda institucional promueven una lectura moderada de la resistencia y el movimiento antifascista. Para ellos, el final de la guerra representó un momento de unidad nacional, no un movimiento insurreccional o revolucionario.

Entre el fascismo italiano y la democracia, existe una estricta “continuità dello stato“ (“continuidad del estado”): se hicieron todos los esfuerzos posibles para evitar una purga de las estructuras estatales dentro del poder judicial, las agencias policiales y el ejército. Se convocó una comisión ad hoc para garantizar que los criminales de guerra italianos conservaran la impunidad por sus actividades imperialistas en los Balcanes y en África. Este proceso se denominó “amnistia Togliatti”. Mientras se vaciaban las cárceles y los juicios a puerta cerrada para los herederos de Salò, los magistrados de la era fascista iniciaron la persecución judicial de miles de partidarios antifascistas, principalmente comunistas y anarquistas, que habían combatido ilegalmente el fascismo por un cuarto de siglo.

La continuidad del estado permitió a las figuras del régimen fascista asumir roles clave en el naciente estado republicano en nombre del anticomunismo, con la bendición del gobierno de los Estados Unidos. Italia no ha exorcizado los espectros que perduran en su pasado fascista y colonial. El ciudadano italiano promedio no sabe que Italia utilizó gas en la población africana; piensa que las leyes raciales del Tercer Reich eran horribles, pero que Mussolini, en comparación, no era tan malo. Gracias a esta continuidad, incluso hoy, leyes como el Código Rocco siguen vigentes desde el régimen fascista.

En cada explosión significativa de revuelta desde la transición a la democracia, los manifestantes combativos, como los que se movilizaron en 2001 contra la cumbre del G8 en Génova, han sido acusados de crímenes de la era fascista como devestazione e sacchegio (“devastación y saqueo”).

26 de diciembre de 1946 — El Movimento Sociale Italiano (MSI) es fundado por excomponentes del régimen fascista. El partido está inspirado en la República Social Italiana. En 1948, el MSI participó en elecciones políticas nacionales.

1947 — El Partido Comunista es expulsado del gobierno.

Julio de 1960 — Fernando Tambroni, del Partido Demócrata Cristiano, busca formar un gobierno con la participación del MSI. Este es el primer ejemplo de partidos de izquierda que son abiertamente cómplices con la extrema derecha después de la guerra.

Enfrentamientos entre proletarios, policías y fascistas estallan en toda Italia, especialmente en Génova y Roma. Por primera vez después de la guerra, los enfrentamientos no fueron controlados por sindicatos o partidos de izquierda.

27 de abril de 1966 — Paolo Rossi, un estudiante universitario, es asesinado por un fascista en el primer homicidio ampliamente conocido y políticamente motivado de un antifascista en la posguerra.

12 de diciembre de 1969 — Una bomba explota en la Piazza Fontana, en las afueras de uno de los primeros centros sociales ocupados de Europa, matando a muchas personas e hiriendo a decenas más en la ciudad industrial del norte, Milán. La policía arresta a varios anarquistas, uno de los cuales, Giuseppe Pinelli, muere después de “caerse” de la ventana de la estación de policía durante su interrogatorio por parte del superintendente de policía Luigi Calabresi.1

Años más tarde, se descubrió que los fascistas eran responsables del bombardeo, posiblemente con la colusión de actores pagados por el estado. Tras la masacre, un movimiento antifascista masivo y radical se extendió por toda Italia.

1969-1979 — Junto a las organizaciones esencialmente nacional-revolucionarias que esperan subvertir el orden democrático del estado republicano mediante la lucha armada (como los Nuclei Armati Rivoluzionari, NAR), otros grupos toman forma (incluidos Ordine Nuovo, Avanguardia Nazionale, y Ordine Nero) que desea perseguir objetivos similares a través de un compromiso estratégico con el lado derecho y el lado oscuro del estado, incluidos los elementos que pertenecen a los servicios secretos y la organización secreta P2. El ala derecha, tanto dentro del estado como en grupos de extrema derecha y sindicatos criminales, implementa un programa ahora conocido como la estrategia de la tensión, realizando una serie de actos terroristas para crear una atmósfera de tensión y temor generalizado en la población. El objetivo es justificar un retorno al control estatal autoritario y enviar advertencias a elementos de izquierda y comunistas.

En la década de 1970, una nueva versión de la Resistenza como una revolución traicionada se extendió en grupos extraparlamentarios. Los historiadores llegaron a la conclusión de que la resistencia había sido traicionada por los líderes del partido comunista que optaron por no continuar la insurrección del 25 de abril de 1945 (cuando Mussolini fue ejecutado en las calles por partisanos), pero prefirieron formar un gobierno con las fuerzas conservadoras. Entendieron los últimos años del fascismo como una guerra civil.

El antifascismo muestra cada vez más dos almas: el “antifascismo institucional” y el llamado “antifascismo militante”.

Febrero de 1977 — Se producen enfrentamientos en la Universidad de Bolonia entre los fascistas del grupo FUAN y los estudiantes antifascistas de los colectivos autónomos. El Partido Comunista elabora la teoría de los extremismos opuestos y la violencia de los grupos extraparlamentarios antifascistas como “escuadrón”. Una profunda división divide los partidos de izquierda y los grupos autónomos.

La teoría de los extremismos opuestos se ha convertido en un reflejo normal de la política italiana. Se basa en una teoría política que apunta a agrupar las fuerzas centristas para aislar y marginar el “extremismo” de derecha e izquierda, que se consideran iguales pero opuestos, dos caras de la misma moneda. El objetivo es despolitizar el conflicto en curso, enmarcándolo como un problema de orden público. Este encuadre todavía se emplea hoy. Los medios de comunicación y los políticos, ya sean de derecha o de izquierda, siempre interpretan los asesinatos llevados a cabo por fascistas o enfrentamientos entre fascistas y antifascistas como violencia de pandillas entre “escuadrones” opuestos sin motivación ni peso político.

1989 — Lega Nord es fundada por Umberto Bossi. Al principio, el partido se declara abiertamente regionalista y etnonacionalista, defendiendo los intereses del norte de Italia contra el resto de la península. A pesar de las declaraciones de odio hacia Roma, el estado nacional y las regiones del sur de Italia, Lega Nord participa en los gobiernos de Berlusconi en los años noventa. La Lega combina un fanático populismo de derecha con políticas económicas liberales y antifederalistas, así como el racismo contra los inmigrantes y la defensa ferviente de las “familias tradicionales”.

1992 — Fini, secretario del MSI, es candidato a alcalde de Roma apoyado por el empresario Berlusconi.

27 de enero de 1995 — Se disuelve el MSI y nace Alleanza Nazionale: un partido conservador más europeo que carece del extremismo típico italiano y los silbidos de los perros fascistas. Los decepcionados abandonan el partido y forman nuevos partidos neofascistas. Este es el fin de la unidad en la galaxia neofascista.

1997 — Forza Nuova nace gracias a dos figuras prominentes de la derecha romana radical, Roberto Fiore y Massimo Morsello, que están cerca de los grupos de la tercera posición de la década de 1970 y la NAR, respectivamente.

Poco después de la masacre de Bolonia en 1980, Fiore y Morsello fueron acusados de asociación subversiva y se refugiaron en Londres para escapar del arresto. Tan pronto como las aguas se calmaron, los dos neofascistas regresaron inmediatamente a Italia y pusieron en acción al partido, fundándolo el 29 de septiembre, el día del culto a San Miguel Arcángel, protector del movimiento parafascista rumano. La “Guardia di Ferro”. La ideología de este movimiento es una mezcla de neofascismo, nacionalismo, xenofobia, homofobia y tradicionalismo católico. Forza Nuova extrae sus filas de los jóvenes, pescando en el mar de cabezas rapadas y hooligans de fútbol. Su plataforma se basa en algunos principios del catolicismo (anti-aborto), las políticas sociales para preservar las estructuras familiares tradicionales y la oposición a la inmigración. Es el partido más pequeño de la extrema derecha y el unico que ha profesado un soporte abierto para el rodaje en Macerata.

27 de diciembre de 2003 — Se funda CasaPound. Algunos jóvenes fascistas decidieron ocupar un gran edificio en el 8 Via Napoleone III en el barrio de Esquilino en Roma: la CasaPound. Al frente de los ocupantes estaba Gianluca Iannone, líder de una banda de rock alternativo con letras de derecha. El nombre del centro social es en honor a Ezra Pound, el poeta reaccionario que se convirtió en un ídolo de los jóvenes neofascistas en Italia.

El estilo político de CasaPound se caracteriza por la comunicación “joven y nueva” y el uso de las redes sociales. Se llaman a sí mismos “fascistas del tercer milenio”.

2013 — Nace el partido “CasaPound Italia”, nominando a Simone di Stefano como su secretario. Los puntos de conversación electorales incluyen el derecho a la vivienda para los italianos (el logotipo del partido es una tortuga), la oposición a la inmigración y las políticas de la UE y la soberanía monetaria del euro.

2014 — El nuevo secretario de Lega Nord, Matteo Salvini, mueve la Lega a la derecha, colaborando con Fratelli d’Italia y CasaPound, así como con el grupo francés de extrema derecha Front Nationale (FN). Más tarde, abandona la alianza con CasaPound en favor de los partidos de centro derecha.

2017 — Salvini define explícitamente la línea actual de la secretaría de Lega Nord como federalista y nacionalista, sin el programa independentista y secesionista, que reemplaza la consigna “primero el norte” por “primero los italianos”. El discurso de la campaña electoral de Lega, como la de toda la derecha se basa en la supuesta invasión de Italia por extranjeros, la pobreza de los italianos en comparación con los supuestos “privilegios” de los inmigrantes y el llamado “choque de civilizaciones” entre Italia y el islam político.

En la actualidad — CasaPound cuenta con seis mil miembros, cien oficinas, un sindicato (BLU), una organización juvenil (Blocco studentesco), una red de asociaciones (deporte, medio ambiente, solidaridad), una radio web (Radio Bandiera Nera) y múltiples revistas CasaPound es el partido neofascista más influyente de Italia y tiene un “comisionado europeo”, Sebastian Manificat, propietario del bar “Carrè Monti” en Roma, y tiene estrechos vínculos con los ultranacionalistas de Grecia, Polonia, Alemania, Rusia y Ucrania (CasaPound está conectado al batallón Azov desplegado en la guerra civil ucraniana de 2014). En las elecciones administrativas del 11 de junio, las Tortugas llegaron a la votación en 13 municipios con más de 15 mil habitantes al ubicar a los concejales en centros como Lucca y Todi (ganando a su organización 7.84% y 4.81%, respectivamente, y convirtiéndose en el tercer partido político más poderoso en lucca). Presentándose como una fuerza política nueva e incorruptible, lograron ganar el 1.5% en las elecciones nacionales.

En los últimos años, CasaPound ha tratado de echar raíces en los vecindarios mediante la organización de comités que ocultan su agenda fascista. Hacen piquetes contra el desalojo, distribuyen alimentos a los pobres italianos y organizan patrullas contra la violencia a las mujeres (italianas).

Manifestantes contra Forza Nuova se enfrentan con la policía en Bolonia el 16 de febrero de 2018.

Inmigración en italia

Históricamente, Italia ha sido un país de emigración. La inmigración significativa comenzó hace solo treinta años. Hay pocos inmigrantes de segunda y tercera generación, porque Italia nunca ha tenido grandes posesiones coloniales como Francia o Inglaterra. En consecuencia, la mayoría de los extranjeros se reconocen en los valores y tradiciones de sus comunidades de origen. Muchos hablan mal el italiano, confiando predominantemente en la iglesia, la televisión o las iniciativas autónomas para clases para extranjeros.

Además, como país de llegada, tiene un papel especial en el sistema de recepción de la UE: el Convenio de Dublín, lanzado por la UE en 1997, estipula que el Estado miembro responsable de examinar la solicitud de asilo será el estado en el que ingresó el solicitante de asilo de la Unión Europea. Esto significa que muchos extranjeros que se dirigen a diferentes países europeos se ven obligados por ley a permanecer en Italia en espera del proceso burocrático que evalúa su solicitud de alojamiento. La evaluación puede durar dos o incluso tres años. En 2002, el gobierno tipificó como delito la inmigración ilegal y la identificación, y creó centros de expulsión para encerrar a personas indocumentadas. Algunos de los inmigrantes encerrados en los centros son deportados a sus países de origen.

La crisis en torno a la migración se intensificó en 2015. Las medidas de represión posteriores a la primavera árabe, la guerra en Afganistán y las guerras civiles en Libia y Siria han provocado una huida masiva hacia Europa. Los italianos de derecha describen esto como una invasión. Este discurso racista está completamente legitimado en Italia, mientras se oculta el legado del pasado fascista y colonial. El racismo no se identifica con el fascismo: se puede decir que odias a los negros y votas a la izquierda. El temor a los extranjeros ha encontrado un terreno fértil, especialmente con la crisis económica que ha empobrecido a la clase media desde 2009.

Hoy, el tema de la inmigración monopoliza el discurso político. Un miembro de la Lega dijo: “Debemos tomar decisiones: decidir si nuestra etnia, nuestra raza blanca, nuestra sociedad deben continuar existiendo o nuestra sociedad debe ser cancelada: es una opción”.

Después del tiroteo, miles se reúnen en Macerata para condenar el fascismo.

Cronología: Acontecimientos durante la campaña electoral de 2018

12 de enero – Joven antifascista apuñalado mientras colgaba carteles.

20 de enero – Manifestación antifascista en Génova a la que asistieron varios miles de personas.

3 de febrero – Luca Traini, miembro de Lega Nord, dispara a ciegas a un grupo de inmigrantes africanos en Macerata, hiriendo a seis. Luca Traini quería ir a la corte para matar a Innocent Oseghale, un nigeriano que presuntamente asesinó a una niña llamada Pamela Mastropietro, pero decidió disparar a todas las personas negras que encontró en el camino. Esto es lo que el propio Traini informó en las declaraciones espontáneas que hizo a los carabineros después del arresto.

4 de febrero – Pavía: 25 fascistas atacan a un grupo de 5 niños, algunos italianos y algunos inmigrantes.

5 de febrero – Piacenza: Enfrentamientos en una concentración antifascista contra CasaPound. Los videos se propagaron viralmente a través de la península, vídeos de un carabinero siendo golpeado con su escudo.

9 de febrero – Roma: manifestación antifascista en Torpignattara en solidaridad con las víctimas en Macerata. Varios miles asisten.

9 de febrero – Trento: Demo antifascista contra CasaPound.

10 de febrero – Macerata: Demostración autónoma antifascista atrae a 25.000.

11 de febrero – Rovereto: reunión antifascista contra un discurso de Salvini. 16 de febrero – Bolonia: Enfrentamientos cuando los antifascistas se reúnen para bloquear el mitin de Roberto Fiore (FN). La policía usa cañones de agua y gas lacrimógeno.

17 de febrero – Livorno: le gritaron insultos a Meloni (Fratelli d’Italia); su coche fue rodeado y pateado cuando se fue.

18 de febrero – Nápoles: choques y arrestos como antifascistas interrumpen el mitin de CasaPound.

21 de febrero – Palermo: un líder local de Forza Nuova se encuentra atado con cinta adhesiva frente a su oficina. Dos antifascistas son arrestados por intento de asesinato y luego liberados. Las manifestaciones solidarias defienden abiertamente las acciones de los acusados. Sus cargos se reducen a agresión violenta.

21 de febrero – Perugia: los fascistas apuñalan a un activista de Potere al Popolo (un nuevo partido de izquierda).

22 de febrero – Turín: La policía carga en una concentración antifascista que está interrumpiendo una manifestación de CasaPound.

23 de febrero – Brescia: la biblioteca del centro social Magazzino 47 es incendiada por los fascistas.

23 de febrero – Pisa: cargas de la policía y enfrentamientos en una protesta contra Salvini

1 de marzo – Concluye la campaña electoral. En Roma, los antifascistas se manifiestan en la plaza Argentina.

3 de marzo – Pavía: las casas antifascistas son “marcadas” con una etiqueta que dice “Aquí vive un antifascista”.

4 de marzo – La Lega recibe muchos votos en las elecciones: 17.37% en la Cámara de Diputados (5.691.921 votos) y 17.32% en el Senado (5.317.803).

6 de marzo – Florencia: un italiano dispara y mata a un hombre de Senegal.

7 de marzo – Trento: la oficina de CasaPound es bombardeada por antifascistas.

Bolonia 15 Febrero, 2018.

Informe: Piacenza

La multitud se mueve junta, pero lentamente. En el frente, los locales están instando a la multitud a venir al frente para unirse a los cordoni.

En el cordoni, tal vez tres o cuatro filas de compañeros cerca de 20 al día, las armas están preparadas para evitar ataques policiales o fascistas. La mayor parte de esta multitud está enmascarada. Detrás de ellos, tal vez diez pies de espacio vacío. Y luego las pancartas con muchas más personas en máscaras y la gran multitud detrás de todo este arreglo. El espacio vacío entre el cordoni y las pancartas garantiza que la multitud no se caiga en caso de enfrentamientos, porque los que están al frente tienen un lugar para retroceder sin chocar contra otros.

El canto es contundente y preciso. Estoy rodeado de cientos de personas que cantan “champagne Molotov, champagne Molotov…” a la policía. Cuando el primer grupo de carabineros bloquea a la multitud, los cordoni entran en ellos sin dudarlo. Las piedras y las botellas se tiran desde atrás, mientras que los jóvenes con palos intercambian golpes con la policía. Toda la multitud está cantando y aplaudiendo. Los fuegos artificiales explotan a los pies de los carabineros. Al lado, los Digos2 están filmando todo. Cuando la lucha cede, pocos han abandonado la zona. Se produce un enfrentamiento tenso mientras los organizadores de Piacenza discuten con los oficiales al mando. Finalmente llegan a un acuerdo para que toda la multitud pueda pasar.

Ahora estamos serpenteando por las calles empedradas de esta ciudad, pasando por tiendas llenas de clientes confundidos o preocupados. Piacenza es uno de los lugares en el norte que no experimentó una resistencia generalizada al fascismo a principios del siglo XX. Quizás eso explique por qué ha dado la bienvenida a los autoritarios como CasaPound que intentan abrir centros sociales fascistas. No pasa mucho tiempo antes de que lleguemos a otro callejón sin salida con la policía.

En una pequeña carretera cerca del centro del pueblo, grandes carros de la policía están rodeados de carabineros y la policía municipal. Nuestra multitud está absolutamente inmóvil por sus amenazas e intimidaciones. Comienzan a golpear a los cordoni, que responden con palos y tuberías de PVC. Una ráfaga de piedras, ladrillos y botellas de vidrio vuelan desde detrás de las pancartas, golpeando a los oficiales y vehículos de la policía. De repente, un policía cae al suelo. Juntos, trabajadores sindicales y anarquistas del bloque negro le arrebatan su escudo y su porra. Él es pateado y golpeado con las armas que estaba usando contra nosotros. Su armadura lo preserva de lesiones, a diferencia de nuestras sudaderas y cascos, pero en las siguientes 48 horas se convertirá en una desgracia y una broma lo largo de toda la península. En los cafés y estaciones de tren de Torino a Lecce, los videos de Piacenza se reproducirán en bucle permanente.

Más tarde, 20,000 personas marchan en las pequeñas calles de Macerata, como varios miles de personas habían estado días antes en Roma y una semana antes en Génova. Algo decisivo se está desarrollando.

Informe: Cuando en Roma…

Roma es una ciudad difícil. Es la única metrópolis auténtica en Italia. Su área, aproximadamente 496 millas cuadradas, representa un enorme territorio que puede dividirse en el lado norte (más burgués) y el lado sur (más pobre), dejando de lado algunas excepciones. Es casi imposible que un movimiento antifascista cubra todas las áreas y zonas, por lo que siempre ha habido una lucha entre diferentes quartieri (distritos). Históricamente, algunos de ellos pertenecen a los fascistas, mientras que otros son claramente zonas antifa. La propaganda y la estética fascistas se basan generalmente en el mito del imperio romano; Roma siempre ha sido una base electoral fuerte para la extrema derecha.

Al crecer en una ciudad como esta, como joven camarada o antifa, siempre tienes que enfrentarte a los fascistas frente a tu escuela y en los espacios públicos. Ha habido varias puñaladas y un compañero asesinado: Renato Biagetti, en 2006, descanse en paz. En cierto modo, el movimiento es responsable de no responder de manera más efectiva desde el comienzo de 2003, cuando CasaPound abrió su primera oficina, su sede cerca de la estación central de trenes.

Notamos que cada vez que nuestro movimiento crece, por ejemplo, durante las protestas estudiantiles de 2008, los disturbios estudiantiles de diciembre de 2010 o los grandes disturbios de octubre de 2011, los fascistas siempre son rechazados por un tiempo y silenciados. Cuando nuestro movimiento está en un punto bajo, los fascistas cobran impulso.

Como grupo pequeño (20 personas), decidimos fijar nuestra vista en un territorio definido, nuestro vecindario: Marranella / Torpignattara. Aquí, entre una mezcla de inmigrantes (bangladesíes, pakistaníes, chinos, latinos) y proletarios locales (y subproletarios), sentimos que podemos construir solidaridad. Hemos participado en la creación de redes de ayuda mutua, luchas contra el desalojo y un programa de alimentos gratuitos coordinado con una asociación de Bangladesh y otros grupos políticos de ciudadanos. Creemos que esta es la mejor manera de hacer retroceder a los fascistas, evitando su acción política cada vez que se presentan en público, incluso cuando eso significa enfrentar la represión. En nuestra zona, CasaPound recibió fuertes golpes cuando intentaron instalar un stand de propaganda.

Construir la comuna urbana, ese es nuestro objetivo: crear un espacio para la solidaridad, que es la única fuerza que podría aliviar la presión de sobrevivir bajo el capitalismo. Olvidemos toda ideología, pero difundiendo ideas a través de la población como parte de ella, hacemos todo lo posible por disolver nuestra “identidad militante”, nuestra identidad como militantes, y confrontamos los problemas reales del barrio desde una perspectiva horizontal. Las luchas antifascistas y las posiciones antirracistas deben evitar cualquier punto de vista moralista, cualquier actitud de juzgar desde arriba. Cuando organizamos la manifestación del 9 de febrero en respuesta a los disparos de Macerata, sentimos esta responsabilidad de convocar a un día de lucha en solidaridad con las víctimas como parte de nuestra clase, los explotados, mientras dirigíamos la culpa a los partidos políticos e instituciones (ambos a la izquierda y a la derecha).

Para estar preparados cuando sea el momento oportuno para la acción, debemos mantener una lucha diaria contra la resignación. “Nunc est delendum” es un lema en latín que podría traducirse como “Ahora es el momento de destruir”. Nosotros también somos herederos de la tradición romana, pero la tradición de los oprimidos, de esclavos rebeldes como Espartaco y la gente que siempre sacudían Roma con la amenaza de disturbios. Tenemos que destruir todas las relaciones de poder entre nosotros y atacar el mundo que nos rodea, a partir de nuestro barrio envenenado por el modo de vida capitalista. Junto a este lema que forma el nombre de nuestro grupo, está la frase Punto Solidale Marranella, punto de solidaridad, porque en un mundo de palabras vacías, el acto más revolucionario es ir directo al grano. La multitud que apoya a la escoria fascista está teniendo dificultades en el barrio de Marranella.

Juguetes de piscina como escudos improvisados en los enfrentamientos con la policía.

“Siamo Tutti Antifascisti”

Tras los acontecimientos en Macerata, Roma y Piacenza, un torbellino de artículos de noticias comenzó a circular sobre la nueva ola de militantes antifascistas. Se organizaron manifestaciones en toda la península. Los enfrentamientos en Piacenza y la militancia de masas en Macerata demostraron que el movimiento podría incluso arraigarse en pequeños pueblos y ciudades, como la Resistencia hizo hace cien años.

Los manifestantes comenzaron a cerrar los eventos de la campaña de Salvini en lugares como Rovereto y Livorno, tal como lo habían hecho los manifestantes en contra de Trump en Costa Mesa y Chicago. Luego, el 16 de febrero, los enfrentamientos entre antifascistas y carabineros en Bolonia pusieron el movimiento en los titulares internacionales, con la policía recurriendo a gases lacrimógenos y cañones de agua en el histórico centro universitario, como lo habían hecho 40 años antes.

En Italia, la paleta para la violencia política se desarrolla a fondo en la izquierda y la derecha. A diferencia de los EE. UU., La violencia por sí sola no suele ser suficiente para desacreditar un movimiento, aunque podría dañar su reputación entre los moderados. El hecho de que la sociedad italiana esté polarizada de esta manera significa que ni los anarquistas ni los fascistas se ven obligados a recurrir al centro para tener apoyo e influencia masiva.

Tras los sucesos en Piacenza, Bolonia y otros lugares, la intensidad del conflicto aumentó. Los fascistas habían golpeado a los jóvenes antifascistas en Génova un mes antes, pero ahora estaban apuñalando a activistas e incendiando centros sociales. En la caótica ciudad sureña de Nápoles, villanos y antifascistas que se enfrentaron a la policía fueron brutalmente golpeados, metódicamente reducidos y humillados en serie al ser forzados a arrodillarse en una plaza y arrestados uno por uno.

En respuesta, un líder fascista de Forza Nuova, la única organización que defendió y aplaudió el tiroteo en Macerata, fue secuestrado fuera de su oficina en Palermo. Lo ataron con cinta adhesiva y lo golpearon con palos antes de dejarlo en una zanja a un lado de la carretera. 1000 personas marcharon para defender las acciones de los dos antifascistas acusados del ataque. Los cargos de los dos jóvenes camaradas fueron reducidos a una simple agresión, un delito menor que probablemente no conlleve una sentencia de prisión. Los enfrentamientos continuaron en Pisa, en Torino, en todo el país.

Cuando concluyó el frenesí electoral, Lega Nord, el partido adecuado, se salió con una fuerte minoría. CasaPound Italia ganó 1.5%. Las protestas y acciones se desplazaron. Por ahora, las calles han vuelto a una calma incómoda.

Informe: Una manifestación en Torpignattara, Roma

Nos reunimos en nuestro centro social para organizar los preparativos de última hora. En un par de horas, iremos por las calles para gritar en voz alta que no vamos a defender la presencia de los fascistas en nuestros vecindarios. Después de Macerata, una manifestación es lo menos que podemos hacer.

Estamos un poco preocupados y la tensión es palpable. Estamos seguros de que los compañeros de toda la ciudad estarán allí, pero ¿cómo responderá el vecindario? En el período previo, hemos recibido reacciones positivas a nuestros carteles y volantes, pero todavía estamos preocupados.

Ahora estamos en la plaza. Compañeros y amigos llegan primero y comienzan a ayudarnos con la organización práctica de la marcha. Alrededor de las 7 de la tarde, la plaza está llena. Solo unos minutos y comienza la manifestación.

Los discursos comenzaron a salir desde el sistema de sonido colocado en el automóvil que abre la manifestación. El micrófono está abierto y todos pueden hablar. No tocaremos música esta vez. Desde las aceras, ventanas y balcones, escuchamos gritos de apoyo; respondemos con aplausos e invitaciones a unirse a la marcha. Muchos inmigrantes, niños y familias del vecindario están en el frente. Más atrás, lo siguen jóvenes y mayores. Estamos asombrados. Hay tantas personas que quieren unirse a nosotros para gritar no al fascismo con sus corazones en el silencio de la ciudad.

Hoy retomamos nuestros caminos. Esto es lo que se grita al micrófono, entre otras cosas. Decimos no al fascismo con nuestras elecciones diarias, con la solidaridad que expresamos en nuestras acciones, con la forma de vivir que hemos elegido. Y al parecer no somos los únicos que nos sentimos así.

La manifestación serpentea por las calles que cruzamos todos los días, llenándolos de vida, que es siempre el enemigo irreductible de toda forma de abuso. La manifestación proclama una forma de vida no fascista que se expresa diariamente en docenas de iniciativas que crean vínculos y solidaridad en el vecindario.

Son las 9 de la noche y la manifestación está por terminar. El despliegue policial es impresionante, pero hoy no habrá enfrentamientos. Tenemos un objetivo diferente. Este no es el momento de pagarle al enemigo con la violencia que se ha infligido a cada uno de nosotros. Hoy, es hora de asustarlo. Para mostrarle que somos muchos. Los rostros de todos, camaradas y demás, permanecen tristes por el recuerdo de lo sucedido, pero también serenos porque hoy hemos experimentado que en este vecindario hay una solidaridad que podría convertirse en un arma muy poderosa.

Después de Macerata, No hay vuelta atrás.

Macerata representa un punto de no retorno. Cambia la narrativa de lo que está pasando en Italia.

Nos criamos en un país en el que el fascismo y el racismo han ganado más legitimidad que en el último medio siglo. El antifascismo era una especie de mínimo común denominador de todas las fuerzas políticas en todos los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. Durante los llamados anni di piombo3, siempre estábamos al borde de un golpe de estado fascista (así como al comienzo de una insurrección comunista) y cualquier fuerza política tenía que demostrar su adhesión formal a los principios democráticos, con la excepción de los fascistas, por supuesto.

En los últimos 20 años, esto ha cambiado. La xenofobia, el mayor deseo de seguridad, la reducción de todo a una función económica, todo esto ha creado una situación en la que el fascismo es una posibilidad más aceptable de lo que ha sido en la memoria viva. Por esta razón, tenemos que entender este momento como un punto crítico. Por supuesto, los grupos neofascistas han ganado poder y legitimidad. Trabajan en los barrios, dan comida gratis a los italianos más pobres, luchan contra los desalojos, forman patrullas locales contra la “criminalidad”, etc. Pero a un nivel más amplio, el discurso general que rodea la llamada “crisis migratoria” está creando una cultura de racismo explícito, soluciones de seguridad y el deseo de una fuerte identidad y política nacional-étnica entre la izquierda y la derecha.

Los partidos de izquierda, especialmente, parecen estar experimentando la crisis más fuerte ahora en términos de identidad y legitimidad. Este fenómeno no es sólo italiano; Parece global. Los más pobres y la clase trabajadora han abandonado a estos partidos en masa para apoyar a los partidos de derecha más radicales. De un lado, la izquierda ha liderado el proceso neoliberal que ha abolido los derechos de los trabajadores, las protecciones sociales y el estado de bienestar; por otro lado, han adoptado la agenda policial de la extrema derecha para ganar el favor político. Matteo Renzi, el ex líder de Partito Democratico, confirmó esto cuando apoyó la campaña para bloquear a los refugiados entrantes de Libia, diciendo que “necesitamos ayudarlos en su hogar”, una especie de lema neocolonialista muy popular en los movimientos correctos.

El final de la izquierda es tanto una oportunidad como un problema. En este momento, aquellos que están abiertos a lemas antirracistas y antifascistas son, en su mayoría, estudiantes y liberales de clase media. El antifascismo “institucional” condena tanto los ataques racistas como las luchas antifa en los vecindarios; esta perspectiva define toda la violencia como un problema, incluso cuando se lleva a cabo en defensa contra los ataques más viles. Mientras tanto, millones de trabajadores están apoyando soluciones reaccionarias. Durante la campaña electoral, el principal candidato de la coalición de derecha para la presidencia regional en Lombardía incluso afirmó que “la raza blanca está en peligro de ser destruida por los negros”. Se le considera un moderado.

Los grupos y movimientos autónomos, tanto anarquistas como comunistas, siempre han sido antifascistas. Han superado las diferencias políticas cuando la necesidad ha sido urgente para dar una respuesta firme a los ataques fascistas. Después de Macerata, es probable que muchas personas se unan a nuestros movimientos para combatir el fascismo. Por el momento, sin embargo, es difícil decir si habrá un nuevo movimiento antifascista en una escala más grande o si esto seguirá siendo una breve secuencia de eventos en reacción al tiroteo. Pero está claro que se está produciendo una polarización decisiva entre quienes abiertamente abogan por el fascismo y todos los demás.


En cada ciudad, las paredes de la zona popolari están decoradas con graffiti. En medio de los coloridos rellenos y los estilos de mano de los equipos de graffiti, todavía puedes ver los eslóganes del pasado. “Tutto il potere della classe operaia!” - firmado Lotta Continua, 1976. El legado de las luchas revolucionarias está presente en todas partes. Autónomos, anarquistas, antifascistas e incluso algunas organizaciones comunistas se ponen en cuclillas con todos los demás trabajadores en las periferias de las ciudades; abren talleres mecánicos, desarrollan redes anti-desalojo, mantienen “gimnasios populares” autoorganizados. Hay barrios en Roma, Milán y Nápoles en los que decenas de miles de personas están ocupando sus apartamentos. En muchos barrios y áreas, los pobres se unen a los compañeros sobre la base de necesidades compartidas, y también porque sus padres o sus abuelos fueron comunistas una vez. Y es también por eso que CasaPound alimenta a los hambrientos italianos, adorna las paredes de las universidades con sus carteles bien diseñados y organiza noches de música y proyecciones de películas. Los factores decisivos en el reclutamiento van mucho más allá del simple discurso y la propaganda. Nadie sabe qué hacer a continuación, pero los compañeros se están organizando en todas las áreas del país.

Posdata: ¿Está en la cresta la ola fascista global?

En los Estados Unidos, una resistencia militante en gran escala a la campaña presidencial de Donald Trump y la victoria electoral fue seguida por un movimiento ampliamente apoyado para oponerse a sus seguidores más dedicados a la extrema derecha. Después de un año de organización, enfrentamientos y conflictos, la derecha radical está ahora en ruinas, consolidándose en unas pocas organizaciones y un puñado de tiroteos y ataques terroristas. Estas fuerzas continuarán siendo un problema durante muchos años, ya que han llevado a cabo una intervención prolongada y en gran escala en enclaves blancos rurales durante décadas sin oposición, pero puede ser el caso de que su momento actual sea el centro de atención como una calle masiva. El movimiento justo ha llegado a su fin.

Del mismo modo, después del éxito en las elecciones griegas de 2012, los miembros de Golden Dawn y los oficiales de mayor rango se extienden demasiado al asesinar al rapero antifascista Pavlos Fyssas. Este asesinato al mismo tiempo inició una ola de disturbios y ataques iniciados por anarquistas y estancó a su partido en una investigación criminal. Para los griegos, este fue su “momento de Charlottesville”.

En Brasil, la reacción de la derecha logró derrocar al Partido de los Trabajadores de izquierda, pero los conflictos resultantes han llevado a millones de personas a las calles. El régimen tiránico del primer ministro turco, Tayyip Erdogan, ya ayudó a provocar dos insurrecciones en cinco años, tanto en Estambul como en Kurdistán. Cada vez más, la extrema derecha se asocia con los ricos y poderosos, al igual que la izquierda se asocia con la corrupción, el neoliberalismo y los fracasos de la socialdemocracia.

A medida que las catástrofes ecológicas aumentan en frecuencia y las maniobras de los ricos se hunden miles de millones más profundamente en la pobreza y la alienación, es probable que estallen nuevas revueltas. Estas revueltas adoptarán los medios y discursos a su disposición. Millones de personas no suelen inundar las calles al servicio de ideales abstractos, pero con mucho gusto se apropiarán de los discursos como una herramienta para comprender su sufrimiento y las luchas en que se encuentran. Los antiautoritarios deben participar en los movimientos que vienen a conectarse con las constelaciones cada vez más diversas de actores en estos movimientos, aprender de ellos y ofrecer nuestros métodos y convicciones únicos en el contexto de los movimientos: no solo para que otros puedan emplearlos, sino para que podamos probarlos juntos. A medida que el mundo continúa fracturándose, más y más personas se verán obligadas a unirse a la refriega. Deberíamos estar allí con ellos, ofreciendo soluciones diferentes, en lugar de criticarlos desde lejos o abstenerse de participar porque estos movimientos aún no han descubierto nuestra política.

Para dar un solo ejemplo, si en Estados Unidos la izquierda estatista puede resucitarse en el movimiento contra los tiroteos en las escuelas, las fuerzas compensatorias de la extrema derecha estarán perfectamente posicionadas para superar su desorganización temporal abordando a todos los que ven la contradicción en Apelando a las armas del estado para que nos defiendan contra la violencia armada. Tenemos que estar presentes en estos movimientos, ofreciendo un punto de partida para una crítica más exhaustiva y soluciones más radicales.

Las intervenciones del período venidero tendrán que lograr muchas cosas. Por encima de todo, deben revelar la complicidad de la extrema derecha con los poderosos arquitectos del orden presente, por un lado, y por el otro, el fracaso fundamental de la izquierda para abordar los complejos problemas del mundo en lugar de reducirlos a Meras oportunidades de reclutamiento.

Si no podemos realizar esas tareas, podemos encontrarnos en la misma situación que los anarquistas y los antifascistas militantes enfrentan en muchos países del antiguo bloque soviético, donde las consecuencias de la URSS han creado un tremendo impulso hacia las soluciones fascistas, mientras que las fuerzas institucionales de derecha e izquierda se confabulan mutuamente para bloquear el surgimiento de métodos alternativos de autoorganización y autonomía.—

  1. El asesinato policial de Pinelli se explora en la obra clásica de Darío Fo, Muerte accidental de un anarquista. El aparato judicial del estado italiano encontró repetidamente que nadie fue responsable del asesinato de Pinelli. Felizmente, a Luigi Calabresi lo mataron a tiros en su camino al trabajo el 17 de mayo de 1972, como Alfredo Bonanno comenta en su texto: “Sé quién mató al Superintendente Jefe Luigi Calabresi”. 

  2. Digos se refiere a Divisione Investigazioni Generali y Operazioni Speciali: una fuerza policial especial dedicada exclusivamente a investigar el terrorismo, el crimen organizado y el extremismo político. A diferencia del FBI, los DIGOS son oficiales locales bien conocidos que se dedican constantemente a los radicales de diversas ideologías: los acosan en casa, en el trabajo y en público, a menudo se dirigen a sus objetivos con apodos y buscan aprender los detalles de su vida íntima para poder desorganizar movimientos y grupos. 

  3. Los “años de liderazgo”, el período de conflicto abierto de clases y lucha violenta en Italia desde finales de los sesenta hasta principios de los ochenta.